El encantador de serpientes
Aunque no se trate de una serpiente en realidad, se mueve como si realmente lo fuera. Este joven visiblemente dotado contrae los músculos de la pelvis generando en su miembro, aún a medio parar, un movimiento muy similar al baile que realizan las serpientes en pleno encantamiento. Una habilidad de la que seguramente muchas de sus amantes recordarán con mucho anhelo, sobre todo la sensación de experimentar las contracciones producidas por el movimiento y los latidos propios de semejante miembro viril.

No hay comentarios: