Mi historia de infidelidad
Encontraste en otra persona lo que tu pareja no pudo o no supo darte. Permitiste que un tercero se ganara tu confianza, te provocara y despertara en tí deseos prohibidos. Disfrutaste de otra piel, de otro cuerpo y en otra cama. Compartiste tu intimidad y ocultaste con esmero los recuerdos del desenfreno y la lujuria. Esquivaste con mentiras las preguntas de quién creía ser "el amor de tu vida", para ocultar los suspiros, los gemidos y los orgasmos que con maestría tu amante te ha robado. Gozaste de una relación sexual clandestina que te dió alas y aplicó una dósis de alegría a tu vida, o que se rió de tí en la cara y tirando de tu cuerpo te sumergió en una angustia intolerable. Si te has tentado y has probado de un fruto ajeno y prohibido, te invitamos a contarnos tu historia y hacernos cómplices compartiendo tu infidelidad.

Yo, la otra
Te entregaste a los placeres de la carne sabiendo que el corazón de quién te robaba tantos orgasmos tenía dueña, o quizás durante un tiempo fuiste una ingenua más que pensó que en su vida eras su única mujer. Con la destreza de un estratega la otra parte de la reciente relación que estabas manteniendo acomodaba los encuentros sexuales que tenía contigo con las obligaciones propias de una vida en pareja, evitando con esmero la exposición pública a tu lado y los cuestionamientos que de tu curiosidad pudieran surgir. A tus espaldas o ante tus ojos, sin tu consentimiento o con él te estabas convirtiendo en la tercera en discordia. Una tercera por la que pensaba dejarlo todo o por el contrario sólo te utilizaba como la escapatoria perfecta de una vida de pareja en decadencia. Te invitamos a contarnos como fueron aquellos momentos, en que tenías que decidir entre aceptar el compartir tu reciente conquista o exigir la exclusividad absoluta de su cuerpo y de su corazón.

Doble vida
Lo que para vos eran las escapatorias perfectas a una vida de pareja en decadencia, para tu amante eran los comienzos de una posible relación amorosa. Desconociendo tu condición se dejó llevar por los sentimientos que nacían en su corazón, por las ilusiones que se creaban en su cabeza y por los planes que con una absoluta inocencia empezaba a proyectar. Por miedo a perder las ventajas que te brindaban los placeres sexuales que te aseguraba un amante y sin ánimos de enfrentar los prejuicios que genera una separación, acomodaste los dos mundos con mentiras que te dejaban pasar de una vida a la otra sin peligros a ser descubierta. Poco a poco te convertiste en la mujer de dos hombres, dejaste que el tiempo fortaleciera los vínculos y nunca evaluaste la posibilidad de elegir por uno o por otro. Te invitamos a contarnos como fue tu experiencia de ser parte de dos vidas paralelas, de complacer a dos hombres que se creían únicos en tu vida y que desconocían completamente la existencia uno del otro.

Sexo con mi cuñado, ¿Fantasía o confesión?
Una reunión familiar con su presencia o un encuentro casual con él renuevan en tí el deseo de poseerlo, provocándote una excitación que en ocasiones se te hace difícil de disimular. Cada vez que pasa frente a tí tus ojos lo observan discretamente, recreando en tu mente escandalosas escenas de una película pornográfica de la cual ambos son protagonistas. En tu imaginación sus labios que en ocasiones esbozan amplias sonrisas frente a tus ojos, se aferran alternativamente a tus senos succionando de ellos con pasión. Sus brazos que se dibujan fuertes bajo la tela de sus camisas, se aferran con firmeza de tu cintura atrayéndote en cada penetración. Las nalgas que observas con discreción cuando las circunstancias te lo permiten, se entregan a tus manos que empujan hacia tí aferrándolas ante tu llegada a un nuevo orgasmo.
Sin ánimos de lastimar los sentimientos de nadie pero con unas ganas terribles de enredarte entre las sábanas con tu cuñado, tu vida se vuelve una lucha constante entre hacerle caso a lo que dicta tu conciencia o cumplir con ese deseo sexual que tantas veces has ansiado. Te invitamos a contarnos tu historia, esa historia que nació el día en que lo conociste por primera vez y que a partir de allí lo único que deseabas era poseerlo. ¿Un deseo prohibido que se mantiene entre tus fantasías o que ya te has encargado de convertir en realidad?

La pareja de mi amiga
[TEXTO DEL TEMA]

Hijos del engaño
[TEXTO DEL TEMA]

Encuentros con un ex
[TEXTO DEL TEMA]

Ella, mi amante
[TEXTO DEL TEMA]