Prostitución Universitaria
Te fuiste a seguir tus estudios a un nuevo destino, a un lugar donde nadie te conocía, donde nadie sabía tu nombre. Descubriste la libertad que implica dejar tu ciudad, dejar a tus padres y comenzar a vivir sola, sin nadie que te vigile y sin nadie que te controle. Lejos de casa te entregaste a las garras del placer a gusto, disfrutando de tus conquistas y con tus conquistadores del buen sexo. Pero un día alguien que no supo ni pudo conquistarte te ofreció dinero a cambio de un rato de placer, lejos de escandalizarte lo pensaste mucho... y aceptaste. O simplemente tomaste la decisión de poner al intenso goce que tu cuerpo sabe brindar un precio, un valor económico. Te invitamos a contarnos tu historia... y los motivos por los cuales un día decidiste alquilar tu cuerpo, brindar placer con él y asegurar un orgasmo intenso e inolvidable a cambio de dinero.
  Haga click AQUÍ para dejar/leer comentarios