Travieso
Comenzó a tomar clases particulares de matemáticas a mediados del último año de secundaria, cuando ya había cumplido los 18 años y se estaba preparando para el ingreso a la universidad. La misma tarde que tomó su primera clase descubrió la excitación que le producía la belleza de su joven profesora así como el bambolear de sus grandes pechos bajo las ropas. Aquél primer día no pudo con las ganas, pidió de ir al baño antes de retirarse y sobre el lavamanos dejó estos recuerdos...

No hay comentarios: