La prostitución destapa una realidad que pocos conocen en la provincia

Fuente: nuevodiarioweb.com.ar
Mujeres de todas las edades y nacionalidades son las que tienen este “oficio”. Costos y demás detalles íntimos de este ambiente.

El “oficio” más antiguo de la historia sigue dando que hablar en Santiago del Estero. Es que los índices de prostitución y la cantidad de lugares que existen en la provincia, donde se ofrecen servicios sexuales destapan una realidad que muchos observan, pero pocos se interesan. Mujeres de todas las edades encuentran, en estos lugares, una “oportunidad” para recaudar dinero o bien su trabajo ya ronda con tintes “profesionales”, dado la serenidad con la que asumen el trabajo.

Nuevo Diario realizó un más que completo informe acerca de la realidad de los prostíbulos, disfrazados bajo la denominación de wishquerías, que se ubican en las principales ciudades de la provincia, así como también el movimiento interno en estos lugares, sus clientes, precios y estilos de vida de sus trabajadoras.

Periodistas infiltrados lograron recorrer estos lugares. “Los revisamos para asegurarnos que no ingresen con armas de fuego o blanca y evitar así cualquier tipo de inconvenientes con las ‘chicas‘”, fueron las palabras que se enunciaron al ingreso de las wishquerías, por parte de las fuerzas de seguridad privada que se apuestan en el lugar.

Luces tenues, pequeñas mesas con cuatro sillas, el humo del cigarrillo que envolvía los cuerpos presentes, música suave y ,obviamente, la presencia de mujeres con poca ropa, quienes caminaban por el interior del prostíbulo, algunas de ellas con sus respectivos clientes, constituían el primer panorama que se observaba en el lugar.

Es en este contexto cuando una de las mujeres que trabajan en el lugar ofrece inmediatamente su servicio: “50 pesos un servicio simple y $100 el completo”, aseguró sin vacilar.

En estos sitios, se puede determinar la importante suma de dinero que circula, dado que los clientes no sólo costean sus servicios sexuales, sino también la ingesta de alcohol, que es propia del lugar.

Habilitación
Los locales nocturnos o prostíbulos pueden ser autorizados o habilitados bajo el rótulo de “wishquerías”, de lo contrario es imposible que logren la habilitación pertinente. Es decir, ninguna persona puede presentarse ante los organismos públicos provinciales para solicitar autorización para poner en funcionamiento un prostíbulo. Es más, en ese mismo momento corre el peligro de ser detenido. Para evitar todo tipo de inconvenientes, los propietarios deciden presentar la documentación pertinente para habilitar “wishquerías”, en donde los clientes pueden ubicarse cómodamente y disfrutar de una bebida. Pero, la mayoría sabe, especialmente los santiagueños asiduos concurrentes, que puertas adentro no sólo pueden degustar algunas bebidas, sino también disfrutar de una noche de lujuria sexual junto con una joven mujer, indudablemente luego de haber abonado la módica suma de cincuenta o cien pesos.

No hay comentarios: