El debut es cada vez más temprano y con un desconocido

Fuente: lanacion.com.ar
Los adolescentes tienen su primera relación entre los 13 y los 15 años y viven la sexualidad con mayor libertad.
Por Laura Reina

Melina está contenta: es la más chica y "les ganó" a todas sus primas. Con 14 años, fue la primera en perder la virginidad, en un juego que consistía en debutar sexualmente según la edad: las más grandes, de 16 y 15 años, primero; ella, la más chica, después. "Pero yo las embromé y fui la primera", contó, con maliciosa ingenuidad. En los últimos diez años cambiaron mucho las prácticas y rituales en cuanto a los adolescentes y el sexo. Por empezar, la primera vez se da crecientemente en el marco de una relación informal (no necesariamente con la pareja), fuera de casa y sin las expectativas ni la preparación que antes generaba el debut. "Es más bien algo que hacés y listo. No lo pensás mucho", dijo Guillermina, que acaba de cumplir 16 años. Ella debutó con un compañero del colegio a los 15 y afirma que no se arrepiente, aunque fue sólo esa única vez. "Estuvo bien, no volvimos a estar juntos, pero tengo un lindo recuerdo. Igual, creo que cuando sea con alguien de quien esté enamorada va a ser mejor", confió.

La edad en que las chicas y chicos inician sus relaciones sexuales bajó en la última década: según datos del Ministerio de Salud de la Nación, ellos debutan a los 13 y ellas, a los 14. Otras mediciones dicen que el promedio, tanto para ellas como para ellos, se sitúa en los 15 años. "Antes había más distancia entre el debut de las chicas y el de los chicos. Se hablaba de 15 años para ellos y hasta 18 para ellas. Pero hoy están más parejos, se inician casi a la misma edad", comentó Jorgelina Schmidt, coordinadora de la Red Nacional de Jóvenes y Adolescentes para la Salud Sexual y Reproductiva (Rednac), creada en 1999 por la Fundación para Estudio de Investigación de la Mujer (FEIM), que capacita y concientiza a jóvenes sobre sexualidad a través de talleres, charlas, obras de teatro y programas de radio. También el ritual de iniciación cambió: entre los chicos, cayó definitivamente en desuso que padres, tíos o hermanos mayores los acompañen a "debutar". "Hoy deciden ellos cuándo y con quién hacerlo.

Juegan otros tipos de imposiciones: amigos, medios de comunicación... pero no los mayores", dijo Schmidt. Según Betiana Cáceres, una de las coordinadoras del área de jóvenes de la Fundación Huésped, "hoy los adolescentes sienten la presión de los pares y de los medios: los chicos dicen que pasaron por determinadas experiencias por las que tal vez no pasaron. Hoy hay mucha información, pero no siempre es verídica".

Entre las chicas se modificó la imagen idealizada de la primera relación sexual: "Antes tenía una connotación especial, era algo de lo que te ibas a acordar toda tu vida. Ahora no; aunque en algunos casos se mantienen la expectativa y los nervios del primer encuentro, en muchos otros casos no", comentó Schmidt. De hecho, algunas chicas creen que es mejor hacerlo con un desconocido, en una situación en la que no se pongan en juego emociones ni sentimientos. "La primera vez conviene que sea con alguien que no conozcas porque no te enamorás y no te da tanta vergüenza", dijo Raquel. Mía contó que su primera vez fue a los 16 años. "Fue con un chico al que conocí esa misma noche, así que enamorada no estaba... En ese momento me sentí bien, pero después me arrepentí un poco de haber dejado que pasara así. Hubiera preferido esperar y que esa primera vez fuera con un chico que al menos conociera un poco más. Pero bueno, las cosas se dieron así."

A los 15 años, Florencia tuvo su primera relación con un chico que conoció en una fiesta. El encuentro íntimo fue allí mismo, en un patio. "Fue algo inesperado. Dicen que la primera vez es mejor que sea con alguien que no conozcas tanto para que la segunda ya lo sepas hacer con alguien que querés. La primera vez es como un ensayo", opinó.

A Fernando le parece que da lo mismo si el primer encuentro es con alguien conocido o no. Su debut se produjo a una edad precoz y fue casual. "Debuté a los 11 años, con una vecina, en mi casa. Ella era dos años más grande, me bajó los pantalones y pasó."

Exequiel, en cambio, asegura que la primera vez es mejor que sea con alguien extraño y más experimentado. "Yo preferí con alguien desconocido, pero que tenga más experiencia; me explicó hasta cómo cuidarme. Una cosa es la primera relación sexual y otra cosa diferente es hacer el amor. Eso ya es distinto y lo hacés con alguien que conocés y amás."

Prácticas y rituales
El sexo oral puede ser un ritual de inicio para muchos jóvenes, pero los adolescentes siguen hablando de debut cuando tienen relaciones sexuales penetrativas. "Se toma como relación sexual la relación sexual penetrativa. Pero cuando un chico tiene relaciones sexuales orales no va a pasar mucho tiempo en que llegue a una relación sexual penetrativa", aclaró Schmidt.

También el sexo se vive con mayor libertad y muchos adolescentes se lanzan a experimentar: "Muchos refieren que tuvieron experiencias con personas de su mismo sexo. En general son conocidos, algo que contrasta con lo que marca el debut, que en muchos casos se da con extraños", analizó Schmidt.

De todos los adolescentes consultados por LA NACION, sólo Fernando reconoció que tuvo experiencias homosexuales. "Tuve y las volvería a tener", aseguró. Pero el resto no cierra las puertas. "No puedo decir que no las tendría, nunca se sabe", es la respuesta más habitual. La libertad con la que hoy se vive el sexo no es exclusiva de los jóvenes. "Hoy, varios mandatos sobre cómo ejercer la sexualidad desde el Estado o la Iglesia están cayendo; el matrimonio gay es un ejemplo. Eso impacta en la sexualidad. Las próximas generaciones ya van a crecer con esta ley, como la generación del 90 creció con el divorcio", analizó Cáceres.

No hay comentarios: