En el gimnasio
Siempre era la última en irse y no dejaba de coquetear con el empleado encargado del horario nocturno. Cuando el dueño del gimnasio se enteró, le dio la derecha a su empleado para que respondiera a sus avances y dejó la cámara de seguridad encendida para capturar las imágenes de ese encuentro.

No hay comentarios: