Boquita pintada
La atrapa entre los labios, cierra fuerte los labios y comienza a chuparla. En su desesperación la pierde, la busca con la boca sin los miedos de ensuciarse y embadurnarse con ella. El brillo en su cara desprende una luz que delata el trayecto del miembro de su amante. Una mezcla de saliva y fluídos que le manchan los labios, ...las comisuras, ...la punta de la nariz, ...la pera, ...las mejillas. Una mamada de escándalo que la hará terminar así, con la boquita desprolijamente pintada.

No hay comentarios: