¡Amor, vino el técnico!, ¿Lo atendés?
Con la llegada del mundial de fútbol Sudáfrica 2010, gastó unos pesos y se dio el lujo de conectar televisión satelital. Justo que se estaba llendo a trabajar, llegó el técnico a realizar la instalación.
-Andá tranquilo, amor. Yo lo atiendo -profesó su novia.

1 comentario:

Anónimo dijo...


Te la comes toda entera hsta los huevos te entran