Todas las mujeres esconden una perversión

Fuente: metronoticias.com.mx
La perversidad femenina es como un secreto a voces. Todos saben que existe, algunos la han palpado, otros la ven desde la casa de enfrente, muchos viven felices con ella.

Tener a una mujer que además de complaciente, sea sexy, sensual y que haga realidad tus fantasías, es el sueño húmedo de todo hombre. Pero ¡oh sorpresa!, cuando algunos hombres se topan con una de ellas, algunos no saben qué hacer por miedo a parecerle inexperto o por no saber si una relación seria funcionaría con ella.

¿Qué hacer en estos casos? La perversidad femenina es como un secreto a voces. Todos saben que existe, algunos la han palpado, otros la ven desde la casa de enfrente, muchos viven felices con ella, y unos más prefieren no acercarse nunca porque creen que sus mujeres son tan dulces y rosas que "nunca" pensarían en eso.

Una buena vida sexual de pareja siempre aumenta la calidad del amor. A fin de cuentas la perversión es un juego. Pero: ¿Cómo sacar a la pervert que toda mujer tiene dentro?

Lo primero que debes hacer para sacar del closet la perversidad de una mujer, es hacerle saber la tuya. Ese es buen momento para saber cómo reacciona, qué gestos hace cuando platiques, qué le molesta o qué estaría encantada de hacer. Ese será tu termómetro para saber cómo se han asfixiado sus fantasías hasta el momento.

La lucha por el poder entre sexos es antiquísima. Se dice que las tres cosas que nos demuestran la calidad o pobreza en una relación son el manejo del poder, el dinero y el sexo. Nada más. Porque estos tres grandes temas y sus ramificaciones lo encierran verdaderamente todo.

Pero entonces: ¿Qué pasará si un día de la nada te topas con una mujer dominante y pervert? Antes que nada habrá que felicitarte. La verdad es que no todos los hombres tienen esa suerte. Digo suerte, porque así es. Una mujer sexualmente dominante a tu lado es como un baúl lleno de numerosísimas experiencias, de una intensidad extraordinaria y siempre estará ávida del delicioso placer, lo mismo en la rudeza que en la sutileza.

Nota: Si algún amigo tuyo te ha contado todo lo contrario o una mala experiencia es porque, con seguridad (y ahora puedes carcajearte) fue ella quien lo rebotó a él. Si eres de aquellos machos-lobos de película, aunque con piel de oveja open mind, seguramente tu concepto de roles a la hora de hacer frente a una mujer más dominante hará que rechaces la idea.

En muchos casos puede que sea un tema peligroso, cuando las cosas se toman demasiado en serio y se trasladan a la vida cotidiana, más allá del sexo; donde incluso la lucha por saber quién es el más poderoso nos puede llevar a como estábamos antes: solos.

Pero hablamos del poder femenino que no negocia de manera explícita, pero que se ejerce con el fin de provocar placer y diversión en ambos de manera consentida y deliciosamente intensa: el poder sexual.

De lo que se trata, antes que nada, es de no asustarse ni de tener prejuicios por el pasado o presente de nadie. Ser amante de la perversión no significa que ella sea una cualquiera.

¿Cómo excitar a una mujer sexualmente dominante?
1. Hazle saber desde el inicio que es ella quien tiene el poder.
2. Déjala que te tome por asalto y que haga contigo lo que quiera.
3. Pregúntale si quiere cumplir alguna fantasía y date a la tarea de cumplirla lo más estrictamente posible.
4. Ponla súper cachonda primeramente. Acaríciale la piel suavemente con la yema de los dedos y juega con su clítoris lentamente, sabiendo que es ella quien tiene el poder.
5. Déjala que se monte en ti y te cabalgue como quiera.
6. Tú concéntrate en provocarle más placer a ella mientras está sobre ti y no dejes de controlar tu respiración y por lo tanto la eyaculación. No hay nada peor para una mujer dominante que su pareja se venga en dos segundos.
7. Compren juguetes sexuales y comiencen a intentar con ellos nuevas formas de placer.
8. Inventen situaciones de ama-sumiso, dómina-esclavo, para que lleguen más allá en el juego y ella tenga oportunidad de explorar, en otras dimensiones, el placer que le otorga el poder.
9. En ocasiones decir palabras más allá del "quiero más" puede poner cachonda a una mujer mucho más de lo que imaginas. Intenta a hablarle sucio y entonces sabrás lo que es la eyaculación femenina.
10. Si la tienes contenta en todos los sentidos a una mujer sexualmente dominante... bienvenido al cielo. ¿Cómo saber si tu mujer es o pudiera ser una pervertida?:
• Ella siempre toma la iniciativa, es arriesgada y no teme a los retos.
• Siempre quiere ganar y es amante del placer extremo.
• Sabe aprender bien de sus relaciones pasadas y, sobre todo, ponerlas a la práctica contigo.
• Es divertida, desinhibida y coqueta.
• Hay algo raro en ella y un extraño no sé qué que no has podido descubrir... cuando todavía no la llevas a la cama.
• Le encanta dormir con lencería sexy y cada vez te sorprende con nuevos atuendos.
• Duerme desnuda.
• Tienen una fuerte seguridad en sí mismas.
• En ocasiones son ególatras. • Sin duda poseen el don de mando en sus relaciones sexuales (ojo, no quiere decir que sean dominantes en su relación amorosa, porque casi siempre saben ceder si el hombre en cuestión ha encontrado la forma)
• Una mirada puede, incluso, delatar su perversidad. Aprende a leer sus acciones.
¿Tú te consideras una mujer dominante y pervert en la cama? ¿Has asustado a algunos hombres? ¿Cómo hombre te has encontrado con una mujer más pervert que tú? ¿Te casarías con una pervert? ¿Cómo han llevado a cabo su relación sanamente?

No hay comentarios: