Relación de disfunción eréctil y el síndrome metabólico

Fuente: cronicadelquindio.com
El Journal Internacional de Andrología manifestó que en los últimos años se hecho evidente la necesidad de un tratamiento integral.

De acuerdo con información suministrada por el Journal Internacional de Andrología, “hasta hace una década, enfermedades como arterioesclerosis, hipertensión, diabetes tipo 2, síntomas del tracto urinario inferior y la Disfunción Eréctil, DE, se consideraban entidades terapéuticas independientes, pero hay un creciente reconocimiento de la correlación que estos tienen y de la necesidad de tener un tratamiento integral”.

De esta manera se ha comprobado que existe una clara interrelación entre el síndrome metabólico, la DE y la disminución de testosterona en el adulto mayor. “El síndrome metabólico consiste en una asociación de problemas de salud que pueden aparecer de forma simultánea o secuencial en un mismo individuo, causados por la combinación de factores genéticos y ambientales y asociados al estilo de vida”, afirmaron especialistas.
Las principales características del síndrome metabólico son la obesidad abdominal, la resistencia a la insulina, hipertensión y dislipidemia.

Disfunción Eréctil, DE
La Disfunción Eréctil, (DE), también conocida como impotencia, es la incapacidad repetida de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual. La mayoría de los casos tiene un origen orgánico que se debe generalmente a enfermedades vasculares que disminuyen el flujo sanguíneo peneano, sin embargo, también puede estar asociado a factores de tipo farmacológico, neurológico, endocrinológico, entre otros.
Con frecuencia la DE puede ser un síntoma de otras condiciones subyacentes importantes como son el bajo nivel de andrógenos circulantes o el síndrome metabólico.

La testosterona es la hormona sexual más importante que tienen los hombres y gracias a ella se mantiene el impulso sexual, libido o deseo sexual. Esta hormona interviene en funciones metabólicas como la producción de células sanguíneas en la médula ósea, la formación de huesos, el metabolismo lípido, el metabolismo de carbohidratos, la función del hígado y el crecimiento de la glándula prostática.

La deficiencia de testosterona, o hipogonadismo, puede originar osteoporosis, debilidad en los músculos, aumento en los niveles del colesterol malo y síndrome metabólico, aumentando el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares o infartos de miocardio. Adicionalmente, debido a que la testosterona estimula la producción de glóbulos rojos, la disminución de esta puede producir anemia.

Tratamientos
El tratamiento principal del síndrome de deficiencia de testosterona es la terapia sustitutiva con testosterona, un procedimiento intramuscular que se realiza cada tres meses y permite restablecer los niveles normales de la hormona mejorando el bienestar físico y mental, el desempeño sexual y ayuda a prevenir efectos a largo plazo en la salud del hombre.

Por otro lado, según el doctor César González Encinales “es importante destacar que el tratamiento del síndrome de deficiencia de testosterona es específico y no es el mismo que se aplica en casos de disfunción eréctil, ya que ésta puede estar provocada por otras causas distintas al déficit de testosterona, así mismo, se recomienda que todo hombre mayor de 40 años tenga hábitos de vida saludables, practique algún deporte, mejore la dieta, coma menos grasas, trate de reducir en lo posible los niveles de estrés y deje de fumar”.

Existe una terapia innovadora de reemplazo de testosterona presentada en Colombia por Bayer Schering Pharma, líder en investigación hormonal. Consiste en una terapia inyectable de aplicación trimestral la cual mejora la líbido y la función sexual, disminuye la masa grasa corporal e incrementa la masa magra, estimulando la fuerza muscular. Adicionalmente, tiene un efecto positivo en el estado mental, el ánimo del paciente y en la concentración y autoestima.
Por otro parte, Bayer Schering Pharma también tiene una terapia para la disfunción eréctil, la cual mejora significativamente la capacidad de lograr y mantener una erección a fin de culminar satisfactoriamente el acto sexual, incluso en hombres con una enfermedad subyacente significativa como el colesterol alto.

El control adecuado del Síndrome de Deficiencia de Testosterona, TDS, la Disfunción Eréctil y el síndrome metabólico está ligado directamente a un diagnóstico oportuno por parte del médico para poder ofrecer tratamiento oportuno.
“Muchas veces son las mujeres las que llevan al hombre a la consulta, pero el individuo debe entender que su urólogo es como el ginecólogo femenino y debe hablar con mucha confianza. A su vez, el médico, con el historial clínico, debe trabajar más allá de la urología y buscar problemas en el sistema metabólico, en el cardiovascular y en el endocrino”, concluyó el urólogo.

Síndrome metabólico
Se considera que existe síndrome metabólico cuando se presentan en un mismo individuo de manera simultánea o gradual tres o más factores tales como:
- Obesidad abdominal definida como una circunferencia de cintura mayor o igual a 90 cm. para hombres
- Triglicéridos mayores o iguales a 150 mg/dl.-Dislipidemia o colesterol bueno menor a 40 mg/dl en hombres.
- Hiperglicemia, es decir, niveles de glucosa en la sangre mayor o igual a 100 mg/dl o diabetes tipo 2.
- Hipertensión arterial mayor o igual a 130 (sistólica) y 85 (diastólica).

No hay comentarios: