Organizan encuentros para que mujeres tengan relaciones grupales

Fuente: popularonline.com.ar
Sexo múltiple bolichero mueve la noche porteña.
Por SERGIO TOMARO

O lo tenga en abundancia en el marco de una salida nocturna o que en el mismo escenario un grupo de hombres circunstancialmente "solos" sea activo partenaire para hacer realidad en vivo y directo las fantasías sexuales de una joven dispuesta a soltarse el pelo, eso sí con todas las seguridades garantizadas frente a semejante experiencia, encuentra terreno fértil en boliches donde cobra vida una variante más de la noche "hot" porteña.
La movida, que se consolida en la ciudad desde fines de las década del 80 cuando las primeras parejas "swinger" decidieron extender sus prácticas hacia lo grupal de acuerdo a la tendencia imperante en Europa, tiene por estos días una particularidad: las mujeres que participan del "juego" bajaron el target etario signado por una madurez insatisfecha hacia participantes cada vez más jóvenes amantes de la sexualidad a pleno.
En ese encuadre no sólo la acción permite satisfacer los deseos más profundos de la mujer que sabe que en esos encuentros habrá sexo y nada más que eso, sino hasta establecer competencias entre quienes son capaces de mantener relaciones con mayor número de participantes, con records no homologados que refieren hasta más de veinte en una sola noche.
La actividad que da lugar a ese tipo de encuentros donde el sexo es amo y señor encuadra en la categoría del "gangbang", y con sutiles diferencias de acuerdo al lugar en el que se lo practique, tiene como esencia la de permitir que una mujer sostenga una intensa actividad sexual con un número variado de hombres, en la gran mayoría de los casos, ocasionales asistentes a la reunión.

Mujer sola busca:
La técnica en cuestión, una derivación como quedó dicho de las prácticas de intercambio de parejas, se desarrolla en un reducido grupo de boliches ubicados en la Capital Federal, aunque ya empezó a extenderse hacia el Gran Buenos Aires, y reconoce manifestaciones organizadas en forma privada en …ámbitos particulares.
Los cultores de la actividad cuentan con una amplia oferta en internet donde diversas páginas promocionan y explican de qué se trata la iniciativa que siempre tiene como protagonista central una mujer, sola o con pareja, que sale al ruedo en busca del multiorgasmo.
En Venezuela al 3000, Juncal y Callao, Anchorena y Paraguay, y Juan B. Justo y Artigas se levantan algunos de los epicentros de esta actividad que para el neófito, constituye una experiencia singular e inimaginable, pero a todas luces real.
Alejandro, por ejemplo, quien por su trabajo en seguridad fue testigo directo de varias de estas veladas, relató que por lo general la dinámica de estos boliches consiste en dividir las noches en que desarrollan el gangbang en "solo parejas" o su variación práctica y semántica "solos y parejas".

Una de piratas:
"También está la mujer que va sola y plantea su deseo de participar en una ronda en la que puede tener contacto sexual con dos, cinco, diez o más hombres de los que se convoque a participar una vez -claro está- que los organizadores del boliche expliquen la dinámica de la reunión", especificó Alejandro.
Por lo general la mujer -sola o en pareja- no paga entrada pero la del varón "single" no es barata ya que ronda los 100 pesos, aunque el monto lejos está de ser una razón excluyente. Así es frecuente ver grupos jóvenes, cuando no cuarentones, que las noches de jueves, viernes o sábados deciden honrar la soltería en algunos casos perdida u olvidada. Y allí van.
"Lo que a mí me tocó ver -y uno duda que solamente lo haya visto- es la práctica de una mujer que realizaba actos sexuales con más de dos hombres, particularmente sexo oral", manifestó a este diario un testigo de esa experiencia que imploró la estricta reserva de su identidad.
"Son reuniones de sexo grupal que en algunos casos se realiza por temáticas es decir la Noche de los Tríos, la de Intercambio de Parejas y la del Gangban, donde la figura o el centro de la situación es una mujer" detalló la fuente calificada.
Sin embargo, lo que más llamó la atención de la fuente en su incursión en la noche caliente porteña fue "los campeonatos de gangbang que se disputan en esos boliches y en los que el triunfo queda en manos de la mujer que esa noche haya tenido el mayor número de relaciones sexuales posibles".
"No es una exclusividad porteña porque también hay algunas experiencias parecidas de lo que ocurre en la Capital en un reconocido boliche de Ramos Mejía" que aparentemente empezó a explotar las nuevas vías del sexo bolichero tal como señaló José, quien con más de 50 abriles encima dio testimonio que como la noche caliente también suma grados de temperatura del otro lado de la General Paz.

No hay comentarios: