La infidelidad emocional es peligrosa

Fuente: lostiempos.com
En tiempos pasados hablábamos de infidelidades; se cometía adulterio o no, un pecado que generaba culpa, remordimiento, confesiones y divorcios. Hoy hablamos de “infidelidad emocional”.

Te estarás preguntando en qué consiste. ¿Flirteas con un compañero de trabajo o esperas impaciente cruzártelo? Este es un juego que tiene sus riesgos ya que puede resultar muy divertido y te puede volver emocionalmente dependiente. Los que se involucran en un affaire emocional generalmente están en negación, para mantenerse libres de culpa; no creen ser infieles y sienten que no tienen que terminar el affaire.
Asimismo, piensan, de manera equívoca, que mientras no exista sexo, todo está bien. No obstante, la infidelidad emocional es una conexión profunda y apasionada entre dos personas que a menudo no están enteradas de haber cruzado la línea de la amistad platónica al amor romántico, lo que constituye la amenaza más grande que un matrimonio puede enfrentar. Intensa pero invisible, carnal pero no consumada, la infidelidad emocional es peligrosa, adictiva y muy fácil de pasar desapercibida.

El comienzo
En el mundo actual es más fácil involucrarte y mantenerte en un affaire emocional; el trabajo o Internet son lugares de alto riesgo para estas relaciones secretas. Hombres y mujeres trabajan y viajan juntos por negocios y así, comienzan estas relaciones. Asimismo, uno puede mantenerse en contacto con mayor facilidad gracias a los celulares, el e-mail y los networks sociales, que permiten a personas reconectarse con amigos o amores del pasado.

Muchos no están buscando un affaire cuando comienza, pero sin darse cuenta empiezan a depender de estos “amigos” para experimentar emociones apasionantes. Por otra parte, el ocultismo aumenta la excitación y la atracción, y cuando la intensidad del vínculo y cercanía crecen, uno se involucra más, lo que aumenta la probabilidad de que se convierta en una relación sexual.

El flirteo, nada inocente
A toda mujer le gusta sentirse atraída o deseada y al recibir cumplidos se siente bien, más aun cuando tiene dudas sobre si misma o cuando no ha recibido tales cumplidos de su pareja. Y es el flirteo “inocente” el que le hace saber que alguien la considera brillante, encantadora, atractiva, exitosa, comprensiva… y muchas otras características que le gusta reforzar en ella misma. No obstante, este flirteo que se puede considerar inocente, no lo es.

Una mujer puede ser arrastrada hacia un affaire luego de que un hombre haya sido persistente o le haya dado toda esa atención que ella desea y le hace falta. Así, esta “amistad especial” basada en el cariño y confianza, crece gradualmente y se experimentan sentimientos de atracción física. Pero, ¿cómo puedes protegerte de caer en un affaire emocional? En primer lugar, no coquetees ya que lleva a atracciones y sentimientos lindos. Es importante también estar atenta al estado de tu matrimonio; eres más vulnerable cuando no estás satisfecha con tu pareja actual.

Una relación que amenaza
Con frecuencia, la negación a renunciar a la otra persona indica que ésta se ha convertido en algo importante desde el plano emocional, por lo que esta relación se transformará en una amenaza para la relación marital. Si tu pareja insiste en que no tengas interacción con personas del sexo opuesto fuera de su presencia, entonces existe un problema de confianza o celos al que también debes prestar atención.

No obstante, si tu pareja está preocupada acerca de una relación externa particular, será posible que algo en esa relación posea un riesgo potencial para la pareja.

Esto no quiere decir que tú hayas decidido tener un affaire, significa que a veces un affaire se produce cuando una persona ve una relación externa como algo “seguro” y luego comienza a involucrarse más y más, sin respetar los límites establecidos, transformándose en algo riesgoso.

Cuida tu matrimonio
Un affaire tiene que ver con lo escondido, el engaño y con la cantidad de energía emocional que inviertes en esa persona y quitas a tu pareja. Si ya pasaste la experiencia de un affaire, puede que exista mucho dolor y culpa, y es difícil volver atrás.

Muy pocos matrimonios lo logran y toma mucho trabajo y tiempo reconstruir la confianza luego de sufrir tal decepción y dolor.
Si tuviste un affaire, debes aceptarlo, tomar responsabilidad y terminarlo, y no a medias. Corta todo contacto con esa persona o seguirás involucrada y no serás capaz de ganarte la confianza de tu pareja.

Tú te metiste a ese territorio, y solo tú puedes salir del mismo. Para eso, es importante averiguar por qué lo hiciste; ¿tu matrimonio estaba mal?, ¿buscabas autoestima?, ¿estabas repitiendo el patrón de un padre que fue infiel?, ¿buscabas venganza?

Para poder reparar tu relación y evitar caer en territorio oscuro nuevamente, entiende qué te llevó a hacerlo en primer lugar. Que él confíe en ti nuevamente es el mayor obstáculo para que tu relación sobreviva un engaño. Toma mucho tiempo y dedicación.

Antiguos comentarios:

22/01/2010 20:52 - Mariposa Traicionera dijo...

No muy de acuerdo pero bueno, lei tu post completo, saludos!
···················································

04/02/2010 20:50 - Anónimo dijo...

Lo peor de el affaire emocional es que los participantes tiene una manera muy facil de negarlo: no hay sexo, no hay química, ergo NO hay affair.

Mi esposa está participando activamente en una infidelidad emocional que involucra SOLAMENTE a ocho personas, ella, su pareja emocional, los esposos de ambos y dos niños en cada pareja. El affair es evidente, los "amantes"se llaman entre sí unas 20 a 30 veces diarias siempre a horaios clandestinos, a veces a altísimas horas de la madrugada.

Yo he cerrado emocionalmente el episodio para poder ser apoyo de mi esposa, pero ella niega que una relación telefónica de esas características en que ella y su pareja extramarital "solo se dedican a hablar de los problemas conyugales de ambos" ya que sus parejas respectivas están muy nerviosas por cualesquiera que sean las razones que sean. Ambos miembros del afair no observan que dedican casi CUATRO a seis horas diarias a la relación ilícita y que eso es con mucho, más tiempo que el que dedican a sus hogares respectivos y claro muchísimo más que el tiempo que dedican a sus parejas.

Cuando he tratado de explicar a mi esposa que ventilar nuestros problemas más íntimos con un agente externo no invitado por nosotros DOS ellla está incurriendo en una infidelidad, su respuesta es que eso es una ridiculez y que los psicologos son unos exagerados.

En verdad, el daño que ambos han producido es devastador, los hijos están totalmente desestabilizados, los cónyugues heridos, deprimidos y claro, aterrados ante las posibilidades manifiestas del abandono a corto plazo por parte de sus parejas.
···················································

No hay comentarios: